Santa Fe es líder en exportaciones argentinas de miel a granel

En la actualidad, la apicultura es el sostén de más de 1600 familias santafesinas.

El 21 de junio se recordó el Día Nacional del Apicultor, una actividad que en Santa Fe aglutina a más de 350 mil colmenas que producen unos 25 kilos de miel anuales cada una y que son trabajadas por 1600 familias. A nivel país, Argentina es el tercer productor mundial, detrás de China y Turquía.
La ministra de la Producción, Alicia Ciciliani, manifestó que "en este día renovamos el compromiso de la provincia de seguir apoyando al sector, que con innovación y trabajo produce alimentos que se exportan a todo el mundo".
En Santa Fe, la apicultura creció en forma exponencial en los últimos años y actualmente Santa Fe es la segunda provincia productora y líder en exportaciones argentinas de miel a granel. Entre los productos que se comercializan en el mercado interno, se puede encontrar la hidromiel, la cerveza de miel, la miel fraccionada, en panal o con frutos secos y cereal de miel, entre otros; un apartado especial merece la miel orgánica que también es exportada.
El subsecretario de Ganadería, Raúl Steffanazzi, explicó que este crecimiento se debe a una serie de actividades enmarcadas en el Plan Apícola Provincial, que define políticas en torno a cuatro pilares: fortalecimiento institucional, organización territorial, capacitación y financiamiento para dotar de valor a la actividad. Dicho programa está alineado con el Plan Estratégico Nacional Apícola con visión 2030, una estrategia surgida del Consejo Apícola Nacional, en la que confluyen representantes provinciales y nacionales.
Sobre los principales ejes de trabajo, Stefanezzi afirmó que "en primer lugar, es necesario mejorar la productividad de la colmena trabajando planes sanitarios y una estrategia de renovación de reinas a partir de cabañas certificadas de Santa Fe, con la condición de que el apicultor se capacite. Además, se trabaja para fortalecer el entramado institucional del sector. Por último, realizamos capacitaciones que mejoren la comercialización y el agregado de valor en origen", aseguró.

Variedades de miel
La miel es producida en todo el territorio provincial en una diversidad múltiple de ambientes que permiten obtener distintas variedades. Las más conocidas son las mieles multiflorales o de pradera: producidas en base a flores de alfalfa y trébol, entre otras, se trata de mieles claras, suaves y muy aromáticas que aportan al cuerpo energía y aminoácidos de todo tipo.
Otra línea es la del Paraná, denominada miel de isla. Se trata de una variedad suave, líquida y que no cristaliza. De una gama de colores que van desde los más claros a los más oscuros, como el aliso, son mieles buenas para la salud porque poseen propiedades antisépticas y sus aminoácidos esenciales permiten combatir carrasperas, tos o irritación en la garganta.
Otra variedad son las mieles de cultivos anuales, entre ellas las de girasol, que se trata de un producto de aroma fresco y ligero, con sabor afrutado y de cristalización rápida, de un color amarillo cuando es líquida y dorado cuando ha cristalizado. Otra es la de coriandro, de sabor dulce y fragante, viscosa o cristalizada, con color específico de alto contenido de azúcares y minerales, vitaminas, enzimas, ácidos orgánicos, es utilizada por sus propiedades digestivas.
En el norte de la provincia, en los Bajos Submeridionales, se encuentran las mieles más características para el mercado japonés: mieles de tréboles de olor, blancos y amarillos, que son variedades muy claras, dulces y aromáticas. Mientras, en la cuña boscosa predomina la miel de algarrobo: de consistencia clara pero de un amarillo muy intenso, es dulce, suave y de cristalización rápida ideal para untar.
Otra variedad de la zona es la miel de quebracho, que puede ser oscura o clara dependiendo del árbol, pero siempre es aromática y por la presencia de resina es ideal para la salud ya que tiene propiedades expectorantes.


hijoshijoscortshijoshijoshijos

contacto