SANTA FE

Avanza la siembra de trigo en el centro-norte de la provincia

La siembra de trigo en los departamentos del centro y norte de Santa Fe llegó al 72 por ciento de la superficie estimada, es decir unas 252 mil hectáreas, con plantas que se desarrollan bajo óptimas condiciones ambientales y con muy buena germinación, se informó oficialmente.
De acuerdo con el informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción de la provincia y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, la superficie sembrada hasta el momento muestra "un incremento de 27 mil hectáreas con referencia a la campaña pasada en misma fecha".
El informe indica que el cultivo se ve beneficiado por una disponibilidad de agua útil en la cama de siembra, que alentó la siembra de granos de ciclo largo, aunque de ahora en más se prevé la implantación de variedades de ciclo intermedio.
En lo referente al algodón, el trabajo señala que "el proceso de cosecha logró un avance hasta la fecha del 76 por ciento, con un progreso intersemanal de 4 puntos y un retraso de 12 puntos porcentuales en referencia al ciclo anterior".
Los rendimientos promedio en este período continuaron sin variación, evidenciando los diferentes grados de afectación por las condiciones ambientales registradas en los rindes que fluctuaron entre 12 y 40 quintales por hectárea y una leve pérdida de calidad.
Por otra parte, la trilla de sorgo llegó al 85 por ciento de la superficie sembrada, con un progreso intersemanal de 5 puntos y un adelanto de 5 puntos porcentuales en referencia al ciclo anterior.
En la semana los rendimientos promedios obtenidos se mantuvieron entre los 18 y 50 quintales por hectárea, amplitud que caracterizó la cosecha desde el inicio, aunque el ciclo cerraría con un rendimiento promedio de entre 37 y 39 quintales por hectárea.
La cosecha de soja tardía o de segunda llegó esta semana al 85 por ciento, lo que representa unas 442.200 hectáreas, con un progreso intersemanal de 3 puntos.
No hubo variaciones en las características de deterioro de la calidad del grano y la baja cantidad de quintales por hectárea, como consecuencia de las condiciones climáticas en que se desarrolló el cultivo.
Los rendimientos promedio se mantuvieron desde 2 a 5 quintales en los peores lotes y de entre 18 y 28 quintales en los menos perjudicados, con lotes puntuales de 32 quintales.
Por último, el informe señala que un 80 por ciento del área sembrada de maíz de segunda mostró distintos grados de afectación y síntomas característicos de dichos períodos, y el 20 por ciento restante reveló estado bueno y lotes puntuales muy buenos.

 

hijoshijoscortshijoshijoshijos

contacto